jueves, febrero 12, 2009


EL PROYECTO
Como habréis podido comprobar todos los que hayáis entrado últimamente en este blog, de un tiempo a esta parte me ha dado por hacer animaciones. No es que de repente me haya vuelto loco por ser una especie de Tim Burton de guardarropía, ni que a mis cuarenta y ocho años vaya a lanzarme al mundo de la farándula.Simplemente era una cuenta pendiente que tenía conmigo mismo desde hacía mucho tiempo. De siempre me han gustado las películas de animación y toda la magia que representa el crear algo animado con objetos inertes, ver como una masa de plastilina se retuerce de mil formas adoptando las figuras más inverosímiles, como un papel se doblaba por si solo hasta hacer aparecer una paloma o un barco, personas que avanzaban por un paisaje sin mover un solo músculo.... Desde las antiguas películas de Melies, pasando por el gran Harryhausen, los animadores de los países del este como Karel Zemman que mezclaba animación con personas reales y unos decorados barroquísimos hasta llegar a nuestros días con artistas como Plimmton o los estudios Aardman con sus entrevistas de animales o los desternillantes Wallace y Groomit, animar un film se había convertido en casi una obsesión, pero había un pequeño problema; no tenía cámara de video. Hasta que un día, navegando por las procelosas aguas de Internet me encontré con un post en no recuerdo que blog, en el que hablaban de un programa gratuito que convertía imágenes JPG de una cámara de fotos digital en una película animada. El resto ya lo habéis podido ver en este sitio, un empacho de cortitos de todo pelaje hechos con la premura del niño al que le acaban de regalar un Quimicefa.
Pasado el primer momento de locura, he decidido hacer algo un poco más serio y estoy un precioso cuento que espero ver convertido en película. Os dejo una foto del escenario con el personaje principal. Una mujer que vive sola pero no está sola. Espero tenerlo listo en unas tres semanas, ya os informaré.

1 Comments:

Anonymous Ander said...

Lo esperamos con ganas. ¡Avisa, avisa!

1:01 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home