lunes, agosto 10, 2009


... Y ME COMPRÉ UNA BICI DE CARRERAS
El día 20 de enero de este año vi por la televisión la toma de posesión del presidente Obama y entre otras cosas me impactó su aspecto. Alto, fibroso, de aspecto sano y juvenil y me miré en el espejo del salón y me ví a mí (soy tan solo un año mayor que el) gordo, (pesaba 93 kilos y médio para mi 1.70) fofo, avejentado, y me dije a mí mismo que si ese hombre de casi mi edad, no solo estaba hecho un fleje si no que además había llegado a presidente de la nación más poderosa de la tierra, como no iba yo a ser capaz de perder los diez o doce kilos que me sobraban y ponerme mínimamente en forma.
Dicho y hecho. Al día siguiente comencé un severo régimen alimenticio que en cuatro meses me hizo perder doce kilos y sacar del armario pantalones y camisas que ya había dado por imponibles.
Al mismo tiempo comencé a caminar un par de horas al día (bueno, al principio una) para coger un poco de fondo físico y no ahogarme solo con subir las escaleras que llevan al ascensor de casa.
Pero con el paso de los días vi que me aburria de caminar y recordando mis años de "chico Orbea" decidí comprarme una bicicleta de paseo, un maillot y un culotte de esos baratos que venden en "Decatlhon" y un casco y salir a pedalear por esos mundos.
El primer día (de eso hace cuatro meses) hice unos 18 kilómetros en llano, en concreto por el paseo de las playas de San Juan y Muchavista, y cuando bajé de la bici se me doblaban las piernas y me temblaban las canillas. Me dije "Uff, ya veremos" pero poco a poco fuí cogiendole el tranquillo y el gusto a los pedales alejándome cada día un poquito más. Treinta, treinta y cinco, cuarenta kilómetros y empecé a subir carreteras en cuesta y casi sin darme cuenta, mis piernas y mi corazón se fueron haciendo más fuertes y me encontré un día metiéndome entre pecho y espalda sesenta kilómetros por la montaña alicantina con una bicicleta de 170 euros.
Entonces, viendo, después de más de tres meses, que aquello cada vez me gustaba más, decidí liarme la manta a la cabeza y buscar una bicicleta en condiciones.
Despues de mucho buscar, encontré en la vecina población de San Vicente, en la tienda de un sanvicentero que fué ciclista profesional, la bici que podeis ver en la foto, a un precio de oferta y el quince del mes pasado hice mi primera salida en una bici de verdad. A día de hoy he hecho con ella un total de quince salidas y si me he decidido a escribir esta entrada es porque ayer, por primera vez en mi vida he recorrido más de cien kilómetros (en concreto 130) de una tirada y al llegar a casa y darme una ducha, volví a mirarme en el espejo del salón y aquel gordo, fofo y avejentado de hace tan solo siete meses se había convertido en un cuarentón bastante potable y como dice mi mujer, "te ha cambiado hasta el caracter". Es cierto. Me enfado menos con los contratiempos, riño menos a mi hijo, discuto menos con mi chica, en fín que espero que me dure unos cuantos años más, por lo menos treinta o así.

2 Comments:

Blogger antonilópez said...

Enhorabuena Álvaro, tiene mucho mérito lo tuyo, ojalá yo tubiera la misma fuerza de voluntad. Acuerdate que nuestro único deporte de nanos era la bici.
un saludo machote!!

8:25 p. m.  
Blogger the_eye said...

Hola Alvaro,aun recuerdo lo que te podias contorsionar para entrar por el hueco del ventanuco de la escalera de los apartamentos para entrar y a tus hermanos jó que fue de aquellos años José Sabador Madrid

10:31 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home