miércoles, julio 04, 2007



EL TRAGÓN VOLADOR

El día que creé este blog anduve dándole vueltas a como lo iba a llamar. En principio pensé en titularlo "el formón" por mi condición de carpintero, pero me pareció demasiado "cortante" y más propio de un blog de "corte" político. Barajé nombres como "mis chanclas", "pepinos en vinagre" o incluso "memorias del lobisome", al final y sin saber bien por qué me vino a la cabeza el que nombra hasta la fecha este blog. Quizá fue por mis problemas de sobre peso en ese momento o porque me encantaba volar todas las noches por el mundo de la red o, tal vez por que desde pequeño me han fascinado las historias en las que había un dragón(un día os contaré el cuento del castillo de iras y no volverás que me contaba mi padre de pequeño). El caso es que me gustó y sin saber si realmente tenía algún significado concreto, lo adopté como santo y seña de mis inquietudes blogeras(gracias Norma. El hecho de que te encante el nombre me confirma que acerté).
Pero hete aquí que mi curiosidad y un punto de auto complacencia han hecho que descubra que "los tragones voladores" existen en realidad.
Mirando en el contador estadístico que tengo instalado en la página, por donde accedían los visitantes , descubrí otro blog llamado La Cometa en el que se enumeraban los distintos nombres que la cometa recibía en varios países de Sudamérica y allí vi con asombro que en bolivia se la llama "milocha y "tragón" y me dije "tate" ahí está que vuela y llamado tragón, blanco y en botella, "el tragón volador".
Me encantan las cometas. Siempre me han parecido algo mágico, así que me alegro de que inconscientemente llamara así a estas páginas que espero y deseo que sigan durante mucho tiempo volando con el cálido y suave viento de poniente.
Foto: La cometa.

1 Comments:

Blogger Norma said...

A veces, encontramos cosas... Otras, las cosas nos encuentran a nosotros

Hacéis buena pareja!!!!! :)

11:16 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home