miércoles, julio 30, 2014

YA NO BAJO A ALICANTE



Vivo en el Altozano y ya apenas piso el centro de la ciudad. A día de hoy, debe de hacer como un mes que no piso más allá del edificio de los representantes donde vive mi madre. He perdido el interés por las calles que fueron de mi niñez y que ahora apenas reconozco. Alicante se ha convertido en una ciudad gris, de hormigón y acero donde cada vez quedan menos árboles en los parques y menos bancos en los que descansar a la sombra. Sustituidos por los veladores de las cada vez más abundantes cafeterías para los turistas de medio pelo que visitan la ciudad. Terrazas clónicas de maderas tropicales y sombrillas de diseño en donde los visitantes de la “Virgen del Remedio” de Dusseldorf o de la “Colonia Requena” de Birmingham se cuecen al vapor del hormigón, rociados por aspersores de agua.
 El centro de Alicante se ha convertido en un lugar de consumo donde hasta para mear tienes que consumir en alguna de las franquicias que atestan las calles. Calles para el turista, nacional o extranjero, calles para el “Tardeo”, que se convierte en “Nocheo” y en  “Madrugueo” que mantiene insomnes a los vecinos de “Toda la vida” que tienen (los que pueden) que dormir con las ventanas cerradas y el aire acondicionado puesto. Un centro cuyo epicentro en el puerto se ha convertido en una especie de Disneylandia de tercera con un churrigueresco Casino, un barco pirata de Guardarropía y un tiovivo triste que se cuece al sol de la Terreta. Una playa del Postiguet tomada por unas atracciones flotantes que cuestan un ojo de la cara y vigilado desde lo alto por un castillo en el que para acceder a lugares restaurado con el dinero de todos tienes que pagar una entrada o contratar una visita guiada, mientras que el otro castillo, junto al que vivo se pudre en soledad lleno de antenas y maleza.
 Un centro en el que la gente ya no sale con la silla a tomar el fresco por que un guardia vendrá y le multará, donde no se oyen las risas de los niños por que están todos en el Corte Ingles o en la FNAC, donde el asfalto quema por que los regadores ya no riegan y los árboles no dan sombra por que los han arrancado de raíz, donde los vecinos ya no se conocen y los pocos que se conocen son ya demasiado viejos para salir a la calle, esa calle comercial, clónica, llena de parterres rompe piernas atestados de ridículas florecitas que mueren al poco para ser sustituidas por otras con la consiguiente ganancia para ya se sabe quien, una calle en fin, clónica, de fachadas feas y dispares, con escaparates de diseño “Hipster” que en nada difieren de otras miles de ciudades adocenadas y sin personalidad que han vendido su alma al oropel y la ganancia rápida de unos pocos, perdiendo en el camino sus señas de identidad.

 Este ya no es mi Alicante, en nada me reconozco, por eso he dejado de bajar a visitarlo.

8 Comments:

Blogger Lorena Martin said...

Pienso y digo que triste...yo soy argentina llevo 8 años aquí y de verdad que como lo pintas me hubiese encantado conocer Alicante en tus tiempos un saludo
PD:Yo vivo cerca del castillo San Fernando y opino que tendrían que ir mas tiene unas vista hermosas y yo con mi familia vamos a ese castillo a pasar las tardes :)

12:15 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Yo tambien soy de alicante y sigo viviendo aqui desde que naci, y bueno esta ciudad parece que vive del turismo... Lo unico que crece en el centro son los pubs y ya no solo por la noche sino en la misma tarde (castaños) se llena de gente hasta las cejas. El futuro de esta ciudad es mas verde que los bosques del norte... Un saludo a lorena y al autor

2:05 a. m.  
Blogger Eugenio Martínez Martínez said...

Yo lo llamaría la ciudad sin ley... Por cierto me autorespondo...XD

2:16 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

pues tio... si quieres mear... VETE AL CORTE INGLLES !

2:39 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Si quieres vivir en tranquilidad vete a un pueblo y no permanezcas en una de las provincias más visitadas de España. A mi me gusta como cada vez Alicante se hace más grande y conocida.

5:46 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

No soy de Alicante ciudad, pero la visito con mucha frecuencia. Tiene sus barrios, unos mejores y otros peores, pero me parece Obvio, una vez que has visitado el centro y alrededores, que es una ciudad fea e incómoda, y por la noche además muy sucia. Al menos comparado con otras ciudades semejantes, como puede ser Cartagena, Valencia, Barcelona... Ahora la entrada a la ciudad está en obras (ahora y hace tantos años ya que no recuerdo) tal vez cuando terminen empiece a parecer otra cosa.

7:24 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Tienes razón que ahora el centro es molesto, ya sea de día o de noche y aumenta el consumo, pero también, gracias a esos "tardeos" "nocheos" muchísima gente no está en paro, y yo soy uno de ellos.

2:44 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Me ha parecido demasiado exagerado, el centro es como cualquier centro d ciudad, las casas q echas d menos son cosas de barrio y si q síguen pasando, alicate vive en gran parte del turismo y para hacer Qué crezca tiene qué invertir en el. Y gravias q rodas ésas cosas qué has echo hay Muchisimas personas que tienen trabajo.

4:26 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home