viernes, diciembre 15, 2006


COSAS QUE HE PERDIDO

Hoy mi hijo ha perdido un juguete y hemos pasado hora y media buscándolo mientras que él no dejaba de llorar y de repetir continuamente, "el pato, el pato, el pato". Al final ha aparecido en el último y más inverosimil rincón de la casa. Cuando las aguas han vuelto a su cauce me ha dado por pensar en lo importante que puede ser una minima pérdida para un niño pequeño y en como la vida en su discurrir, nos va preparando para afrontar las pérdidas que tendremos que asumir a lo largo de la misma. Es por eso que he pensado hacer una lista aproximada con las cosas que he perdido hasta el día de hoy.

Los juguetes de mi infancia, mis libros de texto, el paisaje de mi niñez, un catalejo azul que me trajeron de Dinamarca, un triciclo rojo, mi juego de química, mi primer pick-up de la marca "Faro", tres bicicletas que casualmente también eran rojas, mis primeras gafas de bucear y mis primeras aletas, mis segundas gafas de bucear, mi fusil de caza submarina, una gorra marina de paño, la pipa que me regaló mi tío, dos harmónicas, bastantes libros, algunos de mis mejores discos, la hebilla con la hoz y el martillo que me trajo Jürgen Zimmerman de Moscú, mi primera y única moto(maldito el que me la robó), mi cazadora de rocker, la virginidad, el miedo a no gustarle a las chicas, las novias de mi juventud, año y médio de vida sirviendo a la patria, casi todo el italiano que aprendí el año que viví en Italia, la única foto que tenía de entoces, los zancos de cuando hacía teatro de calle, una marioneta de la luna llena, un sombrero gris marengo con el que jugaba a ser Bogart, las fotos de cuando hice de Horacio en "Hamlet", mi colección de paquetes de tabaco, un buen puñado de amigos(los que se fueron lejos y los que se fueron para siempre), el ímpetu de la juventud pero no las ganas, dos negocios, una ex, pelo, músculo y altura, la cuenta de las veces que he dicho que me ponía a dieta, la cuenta de las veces que no lo he echo, el hábito de fumar, el prepucio, seis piezas dentales, mi vieja furgoneta, un barquito de vela, dinero, confianza, la sensación de ser inmortal, vista y oido, mis bávaros de subir montañas, tres coches, familiares ya por suerte ancianos, flexibilidad, fuelle, potencia sexual, dos cámaras de fotos y la oportunidad de ser una estrella de la danza.
Por suerte no he perdido mí curiosidad ni mí capacidad de asombro.

2 Comments:

Anonymous soyasín said...

no puedes ir haciendo publicidad en el resto de los blogs de tu blog...

la cosa no funciona así

7:57 p. m.  
Blogger quiosquera said...

Alvarillo:
Felices fiestas para ti y los tuyos. Nos vemos pronto en el ciberespacio.
Un abrazo,
quisquera

11:16 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home